Trastornos del habla y del lenguaje en niños / Deficiencia Mental

DEFICIENCIA MENTAL

La intervención en el lenguaje del niño con deficiencia mental (DM) debe iniciarse desde los primeros meses de vida. La estimulación temprana parece más eficaz en la mejora y aceleración del desarrollo perceptivo-motor que en la adquisición y desarrollo del lenguaje. Sin embargo, las características perceptivas de muchas de las habilidades comunicativas pre-lingüísticas, por una parte, y el propio carácter preventivo de la estimulación temprana, por otra, hacen de ésta un valioso vehículo para la intervención.

Por otro lado, parecen más eficaces los programas altamente estructurados, que será tanto más elaborada cuanto mayor sea la DM. Es necesario que la estimulación temprana del niño incluya tareas relacionadas con el desarrollo cognitivo y motor.

Otro aspecto a tener en cuenta es la implicación de la familia, ya que se considera que la colaboración y el compromiso de la familia en la intervención son un factor determinante de su eficacia. Otro de los aspectos importantes en la intervención es que debe mantenerse un enfoque evolutivo y que la intervención se realice desde las habilidades que el niño ya domina. De forma general la intervención es similar a la de los niños que presentan Trastorno específico del lenguaje, ya que dependerá mucho de si el niño posee o no lenguaje oral.